• Publicado: 04 Jun 2013

  • Archivado en: estadosunidos, sociedad

El mito de la frontera descuidada

Siempre que se intenta reformar el sistema migratorio en Estados Unidos, el debate en el Congreso toma dos vertientes muy visibles: la económica y la de seguridad. El argumento económico es bastante lógico (a pesar de que en algunas ocasiones algunos partidos intenten inventar números a su favor) pero genera fuertes divisiones dentro de los dos partidos y una dosis seria de análisis y debate.

Sin embargo, los argumentos de seguridad parecen no tener oponentes. Esto es entendible: nadie quiere ser el que tenga que decir que la frontera está más segura que nunca. Nadie quiere verse “débil” en el tema de seguridad, incluyendo Obama.

Pero, ¿Qué dicen los datos con respecto a la seguridad fronteriza? De acuerdo con un documento del Servicio de Investigación del Congreso (CRS en inglés), la frontera está más segura y llena de aparatos y agentes fronterizos que en cualquier vez en la historia.

Por ejemplo, el número de agentes fronterizos se ha multiplicado por casi 10 veces desde 1980, cuando había poco más de 2,200 en ambas fronteras. Hoy hay más de 21 mil y 19 mil de ellos en la frontera sur con México:

foto1

Otra manera de medir el control que cada vez más ejercen las autoridades estadounidenses en su frontera sur son las cuotas que se cobran a migrantes por cruzar ilegalmente la frontera. Podemos esperar que si la seguridad es alta, solamente los más eficientes y sofisticados logran cruzar migrantes, por lo que pueden cobrar tarifas más altas. A mayor riesgo de ser capturado, los migrantes por lo tanto tienen pocas opciones más que pagar mucho. Aquí vemos una gráfica con los pagos promedio, en términos reales, de migrantes que cruzaron la frontera ilegalmente basado en dos encuestas que se realizan en Estados Unidos. Una es del Proyecto de Migración Mexicana de la Universidad de Princeton y la segunda un programa de investigación de la Universidad de California en San Diego:

foto2

Resulta obvio que si la idea de mantener una frontera segura es evitar los cruces ilegales esta meta se ha cumplido de manera impresionante. Ya sea por mejores condiciones económicas en México o costos más altos de cruzar, los efectivos de la patrulla fronteriza cada vez tienen menos trabajo que hacer. Aquí las detenciones de personas en la frontera, desde 1991:

foto3

Se observa claramente una tendencia a la baja después de los años con más incrementos en agentes fronterizos (2005 al 2008).

Quizás la culpa de la paranoía la tiene la propia Patrulla Fronteriza, que utiliza una métrica bastante dudosa (basada en arrestos y apreciaciones “cualitativas”) para definir el control que tienen sobre la frontera. Bajo esta medición, solamente el 57 por ciento de la frontera está bajo “control efectivo” de la autoridad, aunque también se nota un aumento sustancial desde el 2005 (año que comenzó a utilizarse la medida):

foto4

Personalmente considero que sucede algo similar al riesgo moral que William Easterly y Dambisa Moyo han argumentado en contra del Banco Mundial: la Patrulla Fronteriza depende indirectamente de la paranoía para pedir más dinero y apoyo de Washington. Aceptar que no hay problema sería como dispararse a sí mismo

Pero el punto es que al menos algún senador o congresista debería dar este contra argumento. Les ahorraría mucho dinero a los estadounidenses y muchos dolores de cabeza a los mexicanos.

Fuente

Congressional Research Service. [Link](http://fpc.state.gov/documents/organization/180681.pdf)