• Publicado: 22 Apr 2015

  • Archivado en: EstadosUnidos, Sociedad

Causalidad y Homosexualidad

Es común ver el uso equivocado de la estadística para probar un punto, pero este ejemplo ameritaba una pequeña entrada en este espacio.

Resulta que el Heritage Foundation, que de por sí se parece más a un culto que a un think-tank, está detrás de un argumento bastante insólito. De acuerdo con Gene Schaer, abogado/convertido en fundamentalista Heritage, los matrimonios entre homosexuales causan un aumento en los abortos.

La “lógica” es la siguiente: los matrimonios homosexuales “diluyen” a la institución del matrimonio, haciendo que menos mujeres se casen, lo que a su vez causa más abortos.

En el mundo de la ciencia estadística, resultaría necesario hacer dos pruebas lógicas para aceptar o refutar tan novedoso argumento en contra del matrimonio del mismo sexo.

En el primer punto, el autor enlista una correlación bastante absurda en España (la tasa de matrimonio cayó muy probablemente por problemas económicos o cambios de normas sociales casualmente cuando también se aprobó el matrimonio entre el mismo sexo). Cuando un reportero del Washington Post preguntó, resulta evidente que se trata de una especulación poco científica;

“It is still too new to do a rigorous causation analysis using statistical methods,” he admitted, saying that he had found only a decline in marriage rates in states that had legalized same-sex marriage (in fact, marriage rates have declined overall). “The brief doesn’t even attempt to say conclusively that this reduction in marriage rates has been the result of adopting same-sex marriage,” Schaerr said, though there are “theoretical reasons” such causation might occur.

La existencia de muchos casos más en los cuales se redujo la tasa pero no se aprobó el matrimonio entre parejas del mismo sexo, implicaría que la influencia de ese factor es prácticamente nula. Una vez más, el Washington Post deja bastante claro que este es el caso:

The national marriage rate declined to 6.8 per 1,000 in 2012, from 8.0 in 2002, before Massachusetts became the first state to legalize gay marriage. The Massachusetts rate dropped from 5.9 in 2002 to 5.5 in 2011, while Connecticut went from 5.7 to 5.5 and Vermont went from 8.6 to 8.3. But Texas and Utah, free of same-sex marriage, dropped from 8.4 to 7.1, and from 10.4 to 8.6, respectively.

Ergo, algo más (obviamente) está detrás de la caída en tasas de matrimonio.

En el segundo tema, es todavía más fácil ver a través de la falacia.

Schaerr argumenta que las mujeres casadas tienen menos abortos, entonces si no se casan, habrá más abortos. Una vez más, la causalidad está muy lejana de ser probada. Schaerr asume que lo único que causa el aborto es el estado civil.

Poner una gráfica comparando entre las tasas abortivas de mujeres casadas y las solteras (6.1 vs. 28.9 abortos por mil mujeres, respectivamente) es caer redondito en la trampa de la correlación. Es simple y sencillamente un sesgo de muestreo.

Las mujeres con dinero, educación y un trabajo son mucho más propensas a casarse y estas a su vez son menos propensas a abortar pero justamente por su condición inicial. Con dinero, educación y trabajo no hay muchas razones para abortar. Además, aunque no quieras un bebé, con dinero y educación eres más propenso a usar correctamente los métodos anticonceptivos.

El argumento es tan falaz que siguiendo la esa misma débil línea de razonamiento puedo fácilmente voltear la conclusión en contra de los matrimonios heterosexuales: por naturaleza, todos los homosexuales provienen de una relación heterosexual. Ergo, si queremos prevenir matrimonios entre personas del mismo sexo, debemos prevenir relaciones heterosexuales.

Las personas como Schaerr argumentarán que mi causalidad está equivocada, y tendrán razón, pero eso simplemente implicaría que no se pueden tener el monopolio sobre la razón y sobre la mala práctica científica al mismo tiempo.