• Publicado: 11 Dec 2011

  • Archivado en: economia, politica, salario minimo

¿Decretando hacia la prosperidad?

Los políticos se han caracterizado más de una vez por creer ciegamente en el poder del decreto.

En México, el PRD ha dado el primer paso para aumentar el salario mínimo. Para los economistas, esto puede sonar bizarro, pues el salario es en realidad un precio, y la magnitud de éste depende de la oferta, la demanda y la productividad en la práctica, no de las leyes. La evidencia empírica nos resalta que las leyes poco tienen que ver con el nivel observado de salarios, pues los países con salario mínimo más alto del mundo (medido en dólares internacionales constantes a poder de paridad de compra), son sorpresivamente muchos de África mientras que muchos países ricos, como Dinamarca, ni siquiera tienen salario mínimo.

Los PRD-istas deberían preocuparse más por la productividad, pues decretar hacía la prosperidad de poco sirve en la práctica.

El gráfico semanal es un mapa de los salario mínimos por ley en algunos países:

salario minimo